Contexto 2015 – 2016 para la construcción de escenarios energéticos América Latina y el Caribe LAC 2030


 

Es imperativo diversificar las fuentes energéticas, reducir la dependencia de los combustibles fósiles, la vulnerabilidad a los efectos del cambio climático y las emisiones de los gases de efecto invernadero en la producción de energía eléctrica

Contexto
El mundo está produciendo más petróleo del que necesita. Estados Unidos, gracias a la tecnología del fracking llegó a superar, en el algún momento del 2015, la barrera de los 10 millones de barriles diarios incrementando significativamente los inventarios, uno de los factores clave en la profunda caída de los precios del petróleo. Estados Unidos ya es y seguirá siendo uno de los productores más importantes de crudo y particularmente del ligero con un gran impacto geopolítico que ya se refleja a lo largo y ancho del mundo.

Adicionalmente, Arabia Saudita incrementó su producción (en más de un millón de barriles día) para mantener su participación en el mercado internacional del crudo acción que además de sacudir la economía global, al deprimir más los precios del petróleo, puede llegar a tener consecuencias en la adopción de políticas que fomenten la inversión en energías limpias. El levantamiento de las sanciones a Irán como resultado del pacto del G5+1 para impedir que fabrique armas nucleares, implicará que este país ingrese nuevamente a un mercado global que ya sufre un exceso de oferta profundizando la tendencia de precios bajos.

En estas circunstancias, entre los grandes perjudicados están las economías de los países emergentes, particularmente los países de la región LAC, exportadores de hidrocarburos y derivados, donde la industria petrolera representa altos porcentajes del producto interno bruto (PIB), de las exportaciones, del mercado de divisas y de la inversión extranjera directa. Los menores precios en algunos casos pueden implicar la no viabilidad de la producción de crudo que deja de ser rentable (o la producción que garantice mantener un flujo de caja).

Para América Latina, la caída de los precios del petróleo ha implicado recortar los beneficios a los países exportadores por la reducción de los impuestos y de la menor participación en la rentabilidad petrolera. Para algunos países el petróleo aportaba entre el 20% y el 50 % de los ingresos fiscales y entre el 50% y el 96% de las exportaciones totales [Financial Times, mayo de 2016]. La fuerte desaceleración en el crecimiento del comercio mundial, y la caída de los precios de los recursos naturales plantean enormes problemas para las economías de la región. Igualmente, en muchos países persisten las debilidades del sector financiero y los riesgos financieros crecen de manera importante en los mercados emergentes. Las perspectivas de crecimiento a mediano plazo de la economía mundial se han debilitado.

Este panorama está influenciado por algunas de las principales transiciones económicas, en especial la transición de China hacia un nuevo modelo de crecimiento y a la cada vez más cercana normalización de la política monetaria de EE. UU.

En relación con la primera transición, China ha puesto en marcha reformas estructurales en la búsqueda de una “modelo económico”, con un crecimiento más lento, pero seguro y sostenible que se fundamente más en los servicios y menos en la manufactura y en las inversiones que requieran un uso intensivo de materias primas. A nivel global, los planes de negocio para el año 2016 se reinscriben para reflejar la menor tasa de crecimiento de la economía de este país.

China se ha convertido en un socio comercial clave para la región LAC. Es el primer mercado de destino de las exportaciones (principalmente de materias primas) del Brasil y Chile, y el segundo del Perú, Cuba y Costa Rica. El 13% del total de las importaciones de la región LAC tiene su origen en China, convirtiéndose en el tercer país de origen de las importaciones (bienes manufacturados con énfasis en la electrónica y vehículos) de la región y, a su vez, América Latina y el Caribe es uno de los destinos más destacados de la inversión extranjera directa  (IED) china, concentrada en sectores, tales como alimentos y tabaco, automóviles, energía y comunicaciones. Las importaciones de la región LAC provenientes de ese país han crecido a un ritmo ligeramente mayor en los últimos años, provocando un pequeño déficit comercial a favor de China.

En relación con las exportaciones desde la región, América Latina y el Caribe (LAC) exportaron US$130.900 millones a China en el 2012. Esto representa una desaceleración (con respecto a 2011) considerable con un aumento de sólo un 7,2 por ciento en términos de dólares reales. En contraste, los cinco años anteriores presenciaron un crecimiento anual real promedio de 22,9 por ciento, aunque dicho período incluyó una disminución absoluta en 2009. [2013. Boletín Económico China-América Latina, Rebecca Ray y Kevin P. Gallagher].

Países de la región, caso Brasil, enfocaron sus exportaciones hacia el gigante mercado de China que se convirtió en su principal socio comercial. Bajo estas circunstancias cuando a la economía China le va mal a la de Brasil le va mal. Pero la profunda crisis brasilera, su economía se contrajo 3,8 % en el 2015, también impacta a los países del Mercosur como Argentina, Paraguay y Uruguay. Actualmente se observa un incremento de la inflación en la región vinculado con el movimiento de las divisas y a las devaluaciones de las monedas. Por ejemplo, la devaluación del real brasileño afecta negativamente a economías como las de Mercosur que dependen de su socio natural y son destino de gran parte de las exportaciones brasileñas.

La segunda transición tiene que ver con la decisión de la Reserva Federal de elevar las tasas de interés. Esta perspectiva, como parte de un necesario ajuste de las condiciones financieras a nivel mundial, ha impulsado el aumento de los costos de financiación, incluyendo a las economías emergentes y en desarrollo. El aumento de las tasas de interés en Estados Unidos y un dólar más fuerte podrían dejar traslucir descalces de monedas. [Christine Lagarde, Directora General del FMI, Washington, enero 2016]. Tener activos en una moneda y pasivos en otra (descalce monetario) ha jugado un papel importante en las recientes crisis financieras latinoamericanas. [BID. 2004: El doble filo del descalce monetario].

Si bien es cierto que los países latinoamericanos han diversificado sus relaciones económicas internacionales (caso China e India), considerar esta diversificación como el evento que marca el fin de la supremacía estadounidense en la región, es un gran error. Shlomo Ben – Ami sostiene que, “si bien la relación ha cambiado, sigue siendo estrecha y fuerte” [EE.UU. y América Latina, muy cerca, junio 2013]. Se identifican por lo menos cuatro (4) áreas de relacionamiento EE.UU. – LAC:

1.    Mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático (energías limpias)
2.    Gestión eficiente del problema migratorio
3.    Integración económica (profundización y oportunidades de desarrollo)
4.    Lucha contra el tráfico de drogas y el crimen organizado.

Cambio climático y la viabilidad de las energías renovables en la región

Los combustibles fósiles continúan (y seguirán siendo) como las fuentes más importantes en la matriz energética de la región y la relación entre el uso de energía y el crecimiento económico se mantiene constante. Ante esta realidad, es imperativo diversificar las fuentes energéticas, reducir la dependencia de los combustibles fósiles, la vulnerabilidad a los efectos del cambio climático y las emisiones de los gases de efecto invernadero en la producción de energía eléctrica. El desafío, en materia de planificación y financiamiento, es lograr una canasta energética más limpia y una infraestructura energética resiliente (menos vulnerable a los efectos extremos del cambio climático), para la región LAC si efectivamente estamos comprometidos con limitar el aumento de la temperatura global y a cumplir con los recientes acuerdos alcanzados en la COP21 de París, en diciembre del 2015.

Si los países de la región reconocen sus posibilidades en la generación de energía limpia y los beneficios en materia de empleo, salud pública y ahorros fiscales en contraposición con los efectos que podría causar en las economías nacionales mantener la dependencia de los combustibles fósiles, es claro que las opciones se cierran y las fuentes locales, renovables y limpias serían las ganadoras.

América Latina cuenta con todas las fuentes de energías renovables y una transición energética, hoy, es viable tanto técnica como económicamente. Según estudios del BID, las fuentes de energía renovable no convencionales como la solar, eólica y marina han registrado una tasa de crecimiento más rápida que la de cualquier otra fuente de energía en la región. Sin embargo, aún representan solo un 0.9% de la generación total de electricidad de los países de la región LAC.

Para WWF [diciembre, 2014] la región “tiene la capacidad de abastecer 20 veces la demanda de electricidad prevista para 2050 usando únicamente energía renovable”. Trazar la senda hacia ciudades más limpias, comunidades más sanas y ecosistemas en equilibrio, es posible. Bajo estas consideraciones, la decisión no está tanto en el campo de la técnica sino más bien en el de la política.

La integración energética regional

Para una región como América Latina y El Caribe, con abundantes recursos energéticos, asimétricamente distribuidos, los beneficios potenciales de una integración son claramente identificables además de importantes. Para la Comisión Energética Regional, CIER, [2013], la integración energética es “un instrumento contundente para garantizar la sostenibilidad energética de la región brindando oportunidades de beneficios de tipo estructural y no solo coyunturales”.

Diferentes estudios han indicado que las magnitudes y estructuras de oferta – demanda energética de la región presentan importantes complementariedades estratégicas, particularmente en ciertas subregiones. Es necesario que los países consideren los planes de otros países de la región a la hora de elaborar sus planes de expansión de los sistemas eléctricos como un primer paso en el camino que conduciría a una planificación energética regional. [Ibíd.]

En el Caribe, los precios de la energía son muy altos e impiden que la subregión produzca bienes y servicios competitivos. La misma situación se produce en América Central, donde la falta de fuentes de energía convencionales y la alta dependencia de las importaciones de petróleo son la causa de los altos precios de los productos energéticos.

La energía como recurso estratégico con claras connotaciones geopolíticas debe cumplir un rol principal para impulsar la integración. Sin embargo, para lograr este propósito es necesario construir una visión común como región energética.

Fuentes:

El complejo pulso que rige el precio del crudo. www.eltiempo.com marzo 6 de 2016.

Financial Times, mayo de 2016. Campeones latinoamericanos del petróleo perdieron su confianza. Luisa Palacios, Directora para América Latina de Medley Global Advisor.
http://www.portafolio.co/economia/gobierno/campeones-latinoamericanos-petroleo-perdieron-confianza-491941

https://ase.tufts.edu/gdae/Pubs/rp/wg/WG_ChinaLA_Bulletin_2013_Spanish.pdf
2013 Boletín Económico China-América Latina, Rebecca Ray y Kevin P. Gallagher. Jueves, 19 de mayo 2016
Portada Red Forbes  ¿Importa ya si la FED sube las tasas de interés? Christine Lagarde, Directora General del FMI, Washington, enero 2016. Traducido del inglés por Rocío L. Barrientos. Copyright: Project Syndicate, 2015.

http://www.evwind.com/2014/12/10/latinoamerica-tiene-potencial-para-ser-lider-en-energias-renovables/ .
América Latina desarrolla energías renovables. Diciembre 10  2014

http://www.cepal.org/es/publicaciones/1505-energia-una-vision-sobre-los-retos-y-oportunidades-en-america-latina-y-el-caribe.
Energía una visión sobre los retos y oportunidades en América Latina y El Caribe. Marzo. Editor CAF.

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12856905.
Shlomo Ben – Ami sostiene que, “si bien la relación ha cambiado, sigue siendo estrecha y fuerte” [EE.UU. y América Latina, muy cerca, junio 2013]

http://www.iadb.org/es/noticias/articulos/2004-11-04/el-doble-filo-del-descalce-monetario,2164.html.
BID, 2004

http://www.efe.com/efe/america/economia/el-bid-abordara-las-necesidades-energeticas-de-latinoamerica-en-su-asamblea/20000011-2882983
El BID abordará las necesidades energéticas de Latinoamérica en su Asamblea. El Caribe con precios muy elevados. EFE. Washington, 31 mar 2016.

Por:  Jairo León García
Secretario Técnico
Consejo Mundial de Energía Colombia